Sorry

I Learn Library

A human library inspired by the stories in the film

Look forward, Not Back

By Leslie  |   From : El Salvador  |   School : Los Angeles School of Global Studies

I am an English Language Development  (ELD) student going through the difficult process of learning how to write in English. If I am not confident in my writing skills and it is not as polished, I don’t have the courage to voice out my concerns. Many see me as an outstanding girl when in reality, getting to where I am has taken me falls, scars, tears, and sad feelings. I have been bullied because of my writing skills. Even though I am a straight-A student, I still experience these type of challenges. I am no longer in ELD classes yet, I know that my writing still needs to improve. What makes me keep going? I ask myself and wonder in my room alone when I can only hear my breath and those tiny sounds that surround me.

 

I don’t have the strength to let my lips tell my story. I have been called different nicknames, and I have been teased because of my “broken English” and accent. I have even been asked, “why are you here, you’re an immigrant”.  I now realize that I didn’t have a growth mindset at the time. Today, I want to change the way I see my challenges. My challenge to let people criticize me and not do anything about it. Letting every comment affect me and now I realize that I am an English Language Development student and that making mistakes is part of learning any new language. Now, I made the decision to change my thought and see my obstacles as the key to triumph. I will push myself beyond that pain and acknowledge that every day is a new start and I could build a change that someone won’t do.

 

To be brief, I smile every day and work my best, not giving up because of my mother. For my mother, I work hard and I give everything of myself to my academic education. My mother is also a person that is learning how to speak English. My mother has the same struggles as I have and she shows me that there is no obstacle that stops her. I admire my mother for how hard she is trying to overcome that challenge of speaking English.

My mother suffers from migraines that can last more than 48 hours non-stop. Getting home from school and seeing my mother laying down in bed, crying in pain, screaming the name of Jesus, I can’t even pretend it doesn’t hurt me. Every morning I wake up and walk towards my mother waiting for the words, “I have no pain”. I wake up with the faith that a miracle will happen at any second. With that hope, I arrive at school, with that peace in my heart that my mother is at her work doing the job she enjoys every day. Working at, “ Sweet Lady Jane”, where she loves decorating every cake and know that when someone sees it, they will say, “I love that cake”. People recognize my mother as a hard worker because she lets no obstacle stop her. Likewise, many people also recognize me as a hard worker that doesn’t let anything stop me. I admire my mother for showing me the importance of improvement and overcoming all obstacles.  When my mother is sleeping after she gets home from work at 6:00 p.m, I pray to God and ask him for strength to move forward. I know that God doesn’t forget every night when my tears were more than my words. When my sister in El Salvador calls to see how my mother is doing, I try not to worry her by saying, “she’s doing ok”. I don’t want to hurt my sister with the words, “she isn’t doing well”. My sister and I are similar, like two different sea shells from the same sea.

 

My mother is my inspiration to move forward every day. I love seeing her smile. When she pokes my cheeks with one finger, making her voice sound like to a 5-year-old girl, bothers me like screaming “flaka”, intentionally to make me laugh. There are days where she wants to have clean-up time and there are days where she wants to walk out and have adventures going to the park. When I see her smile is like nothing matters than that moment. When her health is marvelous, I take advantage of every moment because when hard times come; that’s when the only feeling I have is sadness and tears fill my eyes.

 

Now, I won’t be scared anymore because I am an immigrant. and my writing might not be perfect but at least I try to improve it. I won’t ever be perfect, however, everything I do is for a reason and I won’t sit on a chair waiting for success to come to me. I will fight and push myself forward because I will be the first generation college student and I will make my mother proud. I don’t want to be a headache for my mother. I don’t want my mother to worry about my being a troublemaker. I want to be that daughter that she has no need to worry about because I know the difference between what’s right and what’s wrong. I won’t say I know everything, yet every day I learn something new. Above all, only those who know my story know that if I fight for what I want and keep in mind that I will succeed in that goal, it is because I want to make my mother smile. Even if my life is similar to a dark tunnel, at the end there is still that little light shining and I will meet that light. Complaining is not an answer and I won’t use it because I will use the key to hard work to obtain what I want. I thank the Lord for who I am. Every day I will bend knees to the presence of God.

 

Overall,  this is the reality of a simple teenager that fights for the best at every moment. I know there are amazing writers out there nevertheless, I won’t give up! I won’t tolerate more sarcasm for my English. I won’t let anyone humiliate me, nor stop me.  I know I don’t have the best writing. My writing is like putting salt into coffee. Like my mother that every day she tries to speak English and brings a lot of effort into her work; I as well will do the same because my mother is not only my inspiration, she is also my example of not giving up and always trying. I won’t let anyone put me down, neither let any obstacle stop me from my goal and success towards life.

 

EN ESPANOL:

Soy un estudiante de Desarrollo del Idioma Inglés (ELD) que atraviesa el difícil proceso de aprender a escribir en inglés.  Si no confío en mis habilidades de escritura y no está tan pulido, no tengo el coraje de expresar mis preocupaciones.  Muchos me ven como una chica sobresaliente cuando en realidad llegar a donde estoy me ha llevado caídas, cicatrices, lágrimas y sentimientos de tristeza.  Me han intimidado debido a mis habilidades para escribir.  A pesar de que soy un estudiante sobresaliente, sigo experimentando este tipo de desafíos.  Ya no estoy en clases de ELD todavía, sé que mi escritura todavía necesita mejorar.  ¿Qué me hace seguir adelante?  Me pregunto y me pregunto solo en mi habitación cuando solo puedo escuchar mi respiración y esos pequeños sonidos que me rodean.

No tengo fuerzas para dejar que mis labios cuenten mi historia.  Me han llamado con diferentes apodos, y se me han burlado de mí por mi “inglés roto” y mi acento.  Incluso me han preguntado: “¿Por qué estás aquí? Eres un inmigrante”.  Ahora me doy cuenta de que no tenía una mentalidad de crecimiento en ese momento.  Hoy, quiero cambiar la forma en que veo mis desafíos.  Mi desafío es dejar que la gente me critique y no hacer nada al respecto.  Dejando que cada comentario me afecte y ahora me doy cuenta de que soy un estudiante de Desarrollo del Idioma Inglés y que cometer errores es parte del aprendizaje de cualquier idioma nuevo.  Ahora, tomé la decisión de cambiar mi pensamiento y ver mis obstáculos como la clave del triunfo.  Me esforzaré más allá de ese dolor y reconoceré que cada día es un nuevo comienzo y que podría construir un cambio que alguien no hará.

Para ser breve, sonrío todos los días y trabajo lo mejor que puedo, sin rendirme por culpa de mi madre.  Para mi madre, trabajo duro y doy todo de mí a mi formación académica.  Mi madre también es una persona que está aprendiendo a hablar inglés.  Mi madre tiene las mismas luchas que yo y me muestra que no hay obstáculo que la detenga.  Admiro a mi madre por lo mucho que está tratando de superar el desafío de hablar inglés.

Mi madre sufre de migrañas que pueden durar más de 48 horas sin parar.  Al llegar a casa de la escuela y ver a mi madre acostada en la cama, llorando de dolor, gritando el nombre de Jesús, ni siquiera puedo fingir que no me duele.  Todas las mañanas me despierto y camino hacia mi madre esperando las palabras, “no tengo dolor”.  Me despierto con la fe de que ocurrirá un milagro en cualquier momento.  Con esa ilusión llego a la escuela, con esa paz en el corazón de que mi madre está en su trabajo haciendo el trabajo que disfruta todos los días.  Trabajando en “Sweet Lady Jane”, donde le encanta decorar cada pastel y sabe que cuando alguien lo ve, dirá: “Me encanta ese pastel”.  La gente reconoce a mi madre como una gran trabajadora porque no deja que ningún obstáculo la detenga.  Asimismo, mucha gente también me reconoce como una trabajadora que no deja que nada me detenga.  Admiro a mi madre por mostrarme la importancia de mejorar y superar todos los obstáculos.  Cuando mi madre está durmiendo después de llegar a casa del trabajo a las 6:00 p. M., Le rezo a Dios y le pido fuerzas para seguir adelante.  Sé que Dios no olvida todas las noches cuando mis lágrimas eran más que mis palabras.  Cuando mi hermana en El Salvador llama para ver cómo le está yendo a mi madre, trato de no preocuparla diciendo, “está bien”.  No quiero herir a mi hermana con las palabras “no le va bien”.  Mi hermana y yo somos similares, como dos conchas marinas diferentes del mismo mar.

Mi madre es mi inspiración para seguir adelante todos los días.  Me encanta verla sonreír.  Cuando me toca la mejilla con un dedo, haciendo que su voz suene como la de una niña de 5 años, me molesta como gritar “flaka”, intencionalmente para hacerme reír.  Hay días en los que quiere tener tiempo para limpiar y hay días en los que quiere caminar y tener aventuras yendo al parque.  Cuando veo su sonrisa es como si nada importara más que ese momento.  Cuando su salud es maravillosa, aprovecho cada momento porque cuando vienen tiempos difíciles;  ahí es cuando el único sentimiento que tengo es la tristeza y las lágrimas llenan mis ojos.

Ahora ya no tendré miedo porque soy un inmigrante.  y mi escritura puede que no sea perfecta, pero al menos trato de mejorarla.  Nunca seré perfecto, sin embargo, todo lo que hago es por una razón y no me sentaré en una silla esperando que llegue el éxito.  Lucharé y me esforzaré porque seré el estudiante universitario de primera generación y haré que mi madre se sienta orgullosa.  No quiero ser un dolor de cabeza para mi madre.  No quiero que mi madre se preocupe de que yo sea un alborotador.  Quiero ser esa hija de la que no tiene que preocuparse porque sé la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal.  No diré que lo sé todo, pero todos los días aprendo algo nuevo.  Sobre todo, solo quienes conocen mi historia saben que si lucho por lo que quiero y tengo en cuenta que tendré éxito en ese objetivo, es porque quiero hacer sonreír a mi madre.  Incluso si mi vida es similar a un túnel oscuro, al final todavía hay esa pequeña luz brillando y me encontraré con esa luz.  Quejarse no es una respuesta y no la usaré porque usaré la clave del trabajo duro para obtener lo que quiero.  Doy gracias al Señor por quien soy.  Todos los días doblaré las rodillas ante la presencia de Dios.

En general, esta es la realidad de un simple adolescente que lucha por lo mejor en cada momento.  Sé que hay escritores increíbles, sin embargo, ¡no me rendiré!  No toleraré más sarcasmo por mi inglés.  No dejaré que nadie me humille ni me detenga.  Sé que no tengo la mejor escritura.  Mi escritura es como poner sal en el café.  Como mi madre que todos los días trata de hablar inglés y pone mucho esfuerzo en su trabajo;  Yo también haré lo mismo porque mi madre no solo es mi inspiración, también es mi ejemplo de no rendirse y de intentarlo siempre.  No dejaré que nadie me menosprecie, ni dejaré que ningún obstáculo me detenga de mi objetivo y el éxito hacia la vida.

 

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.