Sorry

I Learn Library

A human library inspired by the stories in the film

Growing Stronger

By Yuricza  |   From : El Salvador  |   School : Miguel Contreras Learning Complex, LA

My name is Yuricza. I am from a small town in El Salvador. I grew up with my grandma and aunts, because my father and mother immigrated to the United States when I was 6 and 7 years old respectively. In my hometown was very small; everyone knew everybody. At the beginning of 2009, everything was calm, but with time a huge wave of violence came into the town. I was 14 years old when my parents decided to pay a “coyote” or smuggler, so I could come to the United States to be with them. Now, I am 17 years old and live in Los Angeles, CA with my parents. I am learning English and trying to adapt to this new culture.

When I left my hometown, I wasn’t really leaving at all. I left one piece of me with my grandma. That old angry lady means the world to me. I remember that when I was young, if I broke plates or cups, I would hide them on the roof, because I was afraid of her finding them. But she was the woman who raised me. My heart broke that afternoon when I left her. I was going to miss that lady.

 

To arrive in the United States, I had to pass through Guatemala, Belize, and Mexico. But, I didn’t make it successfully at first; I had to try twice. I got caught in Mexico by an immigration official and they deported me. I felt destroyed when I went back to El Salvador. I gave up and I didn’t want to try again. I got the strength and I tried again. And the second time was the one when I actually made it to the U.S. immigration offices in San Ysidro, California.

I lasted one day in la hieleria or “freezer” in immigration installations. There was this huge room full of moms and children. The officials sent me there because I was a 14-year-old girl. There was a little space for the bathroom, and then everything was full with thin mattresses and thin blankets to cover from the cold. There were no windows, but a door where we could see the official walking in the hallway. In one wall, there was a glass box and inside there were pampers and wipes for the kids. The TV there would play the movie Frozen over and over. Inside, time did not exist. You did not know what time it was, nothing. You lost the notion of time. You could hear the cries of the little babies, the laughs of the 5 year-olds, and the mom talking to their kids. All you wanted to do was to sleep and wait to be called by the officials. During the whole trip, I was by myself without any family member or any person I knew. I felt empty and afraid something might happen to me. No one was going to be with me to help me.

 

After some hours of waiting, an official called my name. We went to an office and the official called my dad so he could know where I was. I remember that the official was very rude, and spoke very angrily. I felt like it had been weeks that I spent in there. I was sleeping when an official called my name. They took me outside in the hallway, and he told me “NO TOQUES NADA. ME OYES?” This means, “Don’t touch anything. You hear me?” Then I saw that he was talking about not touching my backpack, which was at one side of the wall. We went to the parking lot and the two officials took me to a van in where I had to go in the back tied to the seat. Then, from San Ysidro immigration offices, they took me to a house in San Diego that works with immigration services to receive kids. The house’s name was Lemon Grove. I stayed there for 20 days. One morning, one of the social workers told me that I had a call. It was my parents telling me that all the papers were ready for me to leave. I started crying and I couldn’t even talk. I remember my mom’s voice breaking with each word. The social workers told me to get my belongings in the backpack because we were about to leave. I went to my room and prepared everything. The social worker, one of the staff member, and I left. I was sitting in the back of a car thinking about how the reunification with my parents would be like. I cried the entire trip on the freeway. While I was thinking, I was watching the long road of the famous United States. The day was sunny. After an hour or so, we arrived in San Clemente. There, in one of the McDonald’s buildings, my parents were waiting for me. When I saw them, the three of us embraced in a strong hug. I had borrowed memories of them because I had been too small to really remember anything. People talked and showed me photos about them to me. I have a short-term memory! They were some strangers, but still my parents. The social worker gave them all the papers they needed and then we left towards Los Angeles. The freeway roads welcomed me. I saw hundreds of cars. McDonald’s and different stores. Huge buildings and homeless people. I saw parks full of people, traffic lights and long streets. I heard English, Spanish, and languages that I never thought they could exist. I could hear planes arriving and going. Cars going in different speeds. I felt weird, in a new place. Once when we arrived at the house they told me, “Bienvenida hija.” Welcome daughter.

It wasn’t just a welcome to their lives, but to a new culture. Leaving all of this behind, I know that my journey did not just cause pain; it also helped me to become stronger. It helps me understand that life is not easy, and you have to struggle to get what you want. All of that I’ve went through is going to help me when I go to college. How? I won’t give up, because all my struggles have made me worthy.

You are the one who decides what your struggles are worth. In the end, they are yours and no one else lived them except for you.

 

EN ESPANOL:

Mi nombre es Yuricza.  Soy de un pequeño pueblo de El Salvador.  Crecí con mi abuela y mis tías, porque mi padre y mi madre emigraron a los Estados Unidos cuando yo tenía 6 y 7 años respectivamente.  En mi ciudad natal era muy pequeña;  todo el mundo conocía a todo el mundo.  A principios de 2009, todo estaba en calma, pero con el tiempo una gran ola de violencia se apoderó de la ciudad.  Tenía 14 años cuando mis padres decidieron pagarle a un “coyote” o contrabandista para que yo pudiera venir a Estados Unidos para estar con ellos.  Ahora, tengo 17 años y vivo en Los Ángeles, CA con mis padres.  Estoy aprendiendo inglés y tratando de adaptarme a esta nueva cultura.

Cuando dejé mi ciudad natal, en realidad no me iba para nada.  Dejé una parte de mí con mi abuela.  Esa anciana enojada significa el mundo para mí.  Recuerdo que cuando era joven, si rompía platos o tazas, los escondía en el techo, porque tenía miedo de que los encontrara.  Pero ella fue la mujer que me crió.  Mi corazón se rompió esa tarde cuando la dejé.  Iba a extrañar a esa mujer.

Para llegar a Estados Unidos tuve que pasar por Guatemala, Belice y México.  Pero no lo logré con éxito al principio;  Tuve que intentarlo dos veces.  Un funcionario de inmigración me atrapó en México y me deportaron.  Me sentí destrozado cuando regresé a El Salvador.  Me di por vencida y no quería volver a intentarlo.  Conseguí la fuerza y ​​lo intenté de nuevo.  Y la segunda vez fue cuando llegué a las oficinas de inmigración de Estados Unidos en San Ysidro, California.

Estuve un día en la hieleria en las instalaciones de inmigración.  Había una habitación enorme llena de mamás y niños.  Los funcionarios me enviaron allí porque era una niña de 14 años.  Había un poco de espacio para el baño, y luego todo se llenó con colchones delgados y sábanas delgadas para cubrirse del frío.  No había ventanas, pero sí una puerta por donde podíamos ver al funcionario caminando por el pasillo.  En una pared había una caja de vidrio y dentro había pañales y toallitas para los niños.  La televisión reproducía la película Frozen una y otra vez.  En el interior, el tiempo no existía.  No sabías qué hora era, nada.  Perdiste la noción del tiempo.  Podías escuchar los llantos de los bebés, las risas de los niños de 5 años y la mamá hablando con sus hijos.  Todo lo que quería hacer era dormir y esperar a que los funcionarios lo llamaran.  Durante todo el viaje, estuve sola sin ningún familiar o persona que conociera.  Me sentí vacía y con miedo de que me pasara algo.  Nadie iba a estar conmigo para ayudarme.

Después de algunas horas de espera, un funcionario me llamó por mi nombre.  Fuimos a una oficina y el funcionario llamó a mi papá para saber dónde estaba.  Recuerdo que el funcionario fue muy grosero y habló muy enojado.  Sentí que habían pasado semanas allí.  Estaba durmiendo cuando un funcionario me llamó por mi nombre.  Me sacaron al pasillo y me dijo “NO TOQUES NADA.  ME OYES? ” Entonces vi que estaba hablando de no tocar mi mochila, que estaba a un lado de la pared.  Fuimos al estacionamiento y los dos oficiales me llevaron a una camioneta en donde tuve que ir en la parte de atrás atada al asiento.  Luego, desde las oficinas de inmigración de San Ysidro, me llevaron a una casa en San Diego que trabaja con los servicios de inmigración para recibir niños.  El nombre de la casa era Lemon Grove.  Allí estuve 20 días.  Una mañana, uno de los trabajadores sociales me dijo que tenía una llamada.  Fueron mis padres diciéndome que todos los papeles estaban listos para que me fuera.  Empecé a llorar y ni siquiera podía hablar.  Recuerdo que la voz de mi madre se rompía con cada palabra.  Los trabajadores sociales me dijeron que metiera mis pertenencias en la mochila porque estábamos a punto de irnos.  Fui a mi habitación y preparé todo.  La trabajadora social, uno de los miembros del personal y yo nos fuimos.  Estaba sentada en la parte trasera de un auto pensando en cómo sería la reunificación con mis padres.  Lloré todo el viaje por la autopista.  Mientras pensaba, miraba el largo camino de los famosos Estados Unidos.  El día estaba soleado.  Después de una hora más o menos, llegamos a San Clemente.  Allí, en uno de los edificios de McDonald ‘s, mis padres me esperaban.  Cuando los vi, los tres nos abrazamos con un fuerte abrazo.  Había tomado prestados recuerdos de ellos porque era demasiada pequeña para recordar algo realmente.  La gente hablaba y me mostraba fotos sobre ellos.  ¡Tengo memoria a corto plazo!  Eran unos extraños, pero seguían siendo mis padres.  La trabajadora social les dio todos los papeles que necesitaban y luego partimos hacia Los Ángeles.  Las carreteras de la autopista me dieron la bienvenida.  Vi cientos de autos.  McDonald’s y diferentes tiendas.  Grandes edificios y personas sin hogar.  Vi parques llenos de gente, semáforos y calles largas.  Escuché inglés, español y idiomas que nunca pensé que pudieran existir.  Podía escuchar aviones que llegaban y se iban.  Coches que circulan a distintas velocidades.  Me sentí rara, en un lugar nuevo.  Una vez cuando llegamos a la casa me dijeron “Bienvenida hija”.

No fue solo una bienvenida a sus vidas, sino a una nueva cultura.  Dejando todo esto atrás, sé que mi viaje no sólo causó dolor;  también me ayudó a ser más fuerte.  Me ayuda a entender que la vida no es fácil y que tienes que luchar para conseguir lo que quieres.  Todo lo que he pasado me ayudará cuando vaya a la universidad.  ¿Cómo?  No me rendiré, porque todas mis luchas me han hecho digno.

Tú eres quien decide cuánto valen tus luchas.  Al final, son tuyos y nadie más los vivió excepto tú. 

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.