Sorry

I Learn Library

A human library inspired by the stories in the film

Personal Story

By Katheryne Diez  |   From : Colombia/USA  |   School : South Broward High School

If there is anyone I look up to and appreciate it would be my mom. The four of us were a happy family living in Colombia, my mom, my dad, my sister, and me. I was only 7 years old when we officially moved to Florida in a one room apartment in Orlando. My sister and I slept in a bunk bed and my mom slept in a queen bed right next to us. I wasn’t quite sure why my dad didn’t live with us but I didn’t start to think about that until later. I was put in a catholic school for 3 grade. I knew some English as my mom would teach me while in Colombia, but I would get it mixed up with Spanish. I remember saying chicken instead of kitchen and soap instead of soup. This school was to get me closer to God since my grandma is very religious. On Fridays we will go to the church next to the school and pray. I would always pray for my mom and dad’s relationship. Hoping that they were doing good and love each other, I’ve always been the type of person who doesn’t express their feelings and holds everything up. I was just confused why there were only three of us but I never asked my mother about it.

In 4th grade I went to a normal public school. The curiosity grew and grew. I couldn’t help but to overhear my parent’s phone calls. That just made me more confused about their relationship. I got used to seeing my dad almost every 2 months. Even though my dad wasn’t there, I always had love for him. I was known for being daddy’s girl. There was this one day I remember leaving Wal-Mart after doing grocery shopping with my mom and my sister. I was playing games on her phone when she suddenly got a message from my dad. She snatched the phone away from me like it was the last pizza. I still got to read what he sent and it just didn’t make any sense. He was calling her horrible things. When we finally arrived home my dad was outside drunk waiting for us to get there. As soon as we get down my mom tells us to go inside. I was so nervous because I knew something was about to go down. As I wait for my mom I hear the door slam shut. They were still arguing and screaming. My sister and I couldn’t help but to be scared and cry in our room. We heard objects being thrown so we ran out and tried to make them stop while balling our eyes out. At last they stopped fighting. That night I couldn’t sleep with all the thoughts that were running in my head and replaying that fight over and over. My dad left that night and I did not see him again for a while.

Time went by and we moved to a two bedroom apartment but me and my sister still shared a bed. My mom was working two jobs so me and my sister could have a roof over our heads. She worked in an attorney’s office Monday thru Friday and on the weekends she worked in a perfume shop. She always came home tired and I would give her massages. By my mom being away most of the day, my sister and I had to learn how to take care of ourselves and clean the house. My mom would try her best to leave us food but if she didn’t get time in the morning, my sister and I would change who cooks. We were doing good just the three of us. In the middle of all this happiness something struck us. While me and my sister were on the sofa watching TV and my mom at the dining room table, she got an unexpected phone call from my dad, who we haven’t heard about in a while. I just remember seeing the flood of tears that gushed down my mothers face as my heart broke in a million pieces. My dad claimed that he wanted to get a divorce. As my sister rushed to comfort my mom I didn’t know how to express what I felt. I ran to the bathroom and just started crying quietly so my sister and mom couldnt hear me. Seeing how my dad hurt my mom  made me hate him and I felt like I needed to choose a side. I disliked my father so much for ruining my perfect family fantasy and being absent most of the time for my accomplishments. Although I didn’t think about this before, hearing the word “divorce” made me wonder how I am supposed to split myself up between my parents? Is it our fault they are getting a divorce? Maybe he doesn’t love us anymore.

 Two years passed and my mom met my step dad. My dad met someone else too but she was no good for him. She only drifted my father away more from us than already. Although the divorce my dad was actually putting his part by visiting us more often. My step dad lived down in Dania Beach so my mom decided we should move. At first I hated everything about moving schools and county but now I am actually glad we did. I realized that my mom was happy and that made me even happier. She didn’t have to work every day anymore and came home tired. Even now to this day I get tears in my eyes because of how brave my mom is. She was able to take care of both of us all on her own. She sacrificed a lot. She had her good and bad days. Yet she managed to get food on the table everyday by working hard. She now has a full time job and I’m so proud of her.

I look up to my mom a lot for being the woman she is. That hate I had of my dad is now gone.  I’ve learned not to hold up emotions and speak up on how I feel. I no longer feel like I have to choose a side. I appreciate my step dad for helping my mom with us. My parents’ divorce was hard for both me and my sister but we had to understand that it was for the better. It changed us in a good way.

EN ESPANOL

Si hay alguien a quien admiro y aprecio es a mi mamá.  Los cuatro éramos una familia feliz viviendo en Colombia, mi mamá, mi papá, mi hermana y yo.  Tenía solo 7 años cuando nos mudamos oficialmente a Florida en un apartamento de una habitación en Orlando.  Mi hermana y yo dormimos en una litera y mi madre durmió en una cama tamaño queen junto a nosotros.  No estaba muy segura de por qué mi papá no vivía con nosotros, pero no comencé a pensar en eso hasta más tarde.  Me pusieron en una escuela católica durante el tercer grado.  Sabía algo de inglés como mi mamá me enseñaba mientras estaba en Colombia, pero lo confundía con el español.  Recuerdo haber dicho pollo en lugar de cocina y jabón en lugar de sopa.  Esta escuela fue para acercarme a Dios ya que mi abuela es muy religiosa.  Los viernes iremos a la iglesia al lado de la escuela y rezaremos.  Siempre rezaba por la relación de mi mamá y mi papá.  Con la esperanza de que lo estuvieran haciendo bien y se amaran, siempre he sido el tipo de persona que no expresa sus sentimientos y sostiene todo.  Estaba confundida por qué solo éramos tres, pero nunca le pregunté a mi madre al respecto.

En cuarto grado fui a una escuela pública normal.  La curiosidad creció y creció.  No pude evitar escuchar las llamadas telefónicas de mis padres.  Eso solo me confundió más sobre su relación.  Me acostumbré a ver a mi papá casi cada 2 meses.  Aunque mi papá no estaba allí, siempre lo amé.  Me conocían por ser la niña de papá.  Hubo un día que recuerdo haber dejado Wal-Mart después de ir de compras al supermercado con mi mamá y mi hermana.  Estaba jugando en su teléfono cuando de repente recibió un mensaje de mi papá.  Me arrebató el teléfono como si fuera la última pizza.  Todavía tengo que leer lo que envió y simplemente no tenía ningún sentido.  La estaba llamando cosas horribles.  Cuando finalmente llegamos a casa, mi papá estaba afuera borracho esperando que llegáramos.  Tan pronto como bajamos, mi mamá nos dice que entremos.  Estaba tan nervioso porque sabía que algo estaba a punto de suceder.  Mientras espero a mi mamá, escucho que la puerta se cierra de golpe.  Seguían discutiendo y gritando.  Mi hermana y yo no pudimos evitar tener miedo y llorar en nuestra habitación.  Escuchamos objetos arrojados, así que salimos corriendo e intentamos que se detuvieran mientras abríamos los ojos.  Por fin dejaron de pelear.  Esa noche no pude dormir con todos los pensamientos que estaban corriendo por mi cabeza y repitiendo esa pelea una y otra vez.  Mi papá se fue esa noche y no lo volví a ver por un tiempo.

Pasó el tiempo y nos mudamos a un apartamento de dos habitaciones, pero mi hermana y yo todavía compartíamos la cama.  Mi mamá tenía dos trabajos para que mi hermana y yo pudiéramos tener un techo sobre nuestras cabezas.  Trabajaba en la oficina de un abogado de lunes a viernes y los fines de semana trabajaba en una tienda de perfumes.  Siempre llegaba cansada a casa y yo le daba masajes.  Como mi mamá estuvo fuera la mayor parte del día, mi hermana y yo tuvimos que aprender a cuidarnos y limpiar la casa.  Mi mamá haría todo lo posible por dejarnos comida, pero si no tenía tiempo en la mañana, mi hermana y yo cambiaríamos quién cocina.  Lo estábamos haciendo bien solo nosotros tres.  En medio de toda esta felicidad algo nos golpeó.  Mientras mi hermana y yo estábamos en el sofá viendo la televisión y mi mamá en la mesa del comedor, recibió una llamada telefónica inesperada de mi papá, de quien no habíamos oído hablar en un tiempo.  Solo recuerdo haber visto el torrente de lágrimas que corrían por el rostro de mi madre mientras mi corazón se rompía en un millón de pedazos.  Mi papá afirmó que quería divorciarse.  Cuando mi hermana se apresuró a consolar a mi mamá, no supe cómo expresar lo que sentía.  Corrí al baño y comencé a llorar en silencio para que mi hermana y mi mamá no pudieran oírme.  Ver cómo mi papá lastimó a mi mamá me hizo odiarlo y sentí que necesitaba elegir un bando.  No me gustaba tanto mi padre por arruinar mi perfecta fantasía familiar y estar ausente la mayor parte del tiempo por mis logros.  Aunque no pensé en esto antes, escuchar la palabra “divorcio” me hizo preguntarme cómo se supone que debo dividirme entre mis padres.  ¿Es culpa nuestra que se divorcien?  Quizás ya no nos ama.

Pasaron dos años y mi mamá conoció a mi padrastro.  Mi padre también conoció a otra persona, pero ella no era buena para él.  Ella solo alejó a mi padre de nosotros más de lo que ya estaba.  Aunque en el divorcio mi papá en realidad estaba poniendo su parte al visitarnos más a menudo.  Mi padrastro vivía en Dania Beach, así que mi madre decidió que deberíamos mudarnos.  Al principio odiaba todo lo relacionado con la mudanza de escuelas y condado, pero ahora me alegro de haberlo hecho.  Me di cuenta de que mi mamá estaba feliz y eso me hizo aún más feliz.  Ya no tenía que trabajar todos los días y regresaba cansada a casa.  Incluso ahora, hasta el día de hoy, se me llenan los ojos de lágrimas por lo valiente que es mi madre.  Ella pudo cuidarnos a los dos por su cuenta.  Ella se sacrificó mucho.  Tuvo sus días buenos y malos.  Sin embargo, se las arregló para poner comida en la mesa todos los días trabajando duro.  Ahora tiene un trabajo a tiempo completo y estoy muy orgulloso de ella.

Admiro mucho a mi mamá por ser la mujer que es.  Ese odio que le tenía a mi padre se ha ido.  He aprendido a no reprimir las emociones y a hablar sobre cómo me siento.  Ya no siento que tenga que elegir un bando.  Agradezco a mi padrastro por ayudar a mi mamá con nosotros.  El divorcio de mis padres fue difícil para mí y para mi hermana, pero teníamos que entender que era para mejor.  Nos cambió en el buen sentido.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.